Tras sufrir una enfermedad grave, decidí tatuar una calavera que simboliza la muerte, con una rosa pequeña que es la vida vivida y la rosa grande que es la vida que viviré