Mi tatuaje representa una clementina. Siempre he dicho que si algun día tengo una hija se llamaría de así. A parte, mi abuela tenía una tía que se llama a Clementina y era una mujer muy buena. Quería un elemento cercano a mí que me diera fuerza y valentía en caso de necesidad.