Mi tatuaje son flores de cerezo o Sakura, que simbolizan por un lado la fragilidad y lo efímero de la vida, así como la sencillez, el poder de transformación y la fortaleza y sexualidad femenina. Me tatué en un momento de grandes cambios en mi vida en los que necesitaba reafirmarme y transformarme para poder decidir.