Desde muy pequeña me fascinan las estrellas, pero fue cuando mi abuela falleció, la primera noche soñé como dibujaba 3 estrellas en la pared y me decía: mira mi niña ahí estamos tú, mamá y yo, por orden de tamaño y siempre juntas. Ese día me levanté, lo dibujé en un papel y por primera vez en mi vida fui a tatuarmelo. Ella vive en mi corazón y ahora las tres juntas para siempre en mi pie