Deportista y extrovertida, hace 6 años la vida me dio una bofetada cuando me diagnosticaron una enfermedad muscular que limita mucho mi vida. Cuando me hice este tatuaje, escribí lo siguiente: “cuando acecha la tormenta, fondea el ancla ⚓️; mantente ahí firme, aguantando las sacudidas. Aférrate a buen puerto y ten fe, el momento de levar anclas y navegar volverá…, siempre vuelve”