Un recordatorio de que a pesar de todo la vida es maravillosa y siempre hay algo por lo que merece la pena sonreír.