Un día decidí emprender la bonita historia del tatuaje y así fui rellenando mi cuerpo con cuadros, todos metidos dentro de una forma geométrica: el rectángulo, que provoca un orden dentro del caos. Este es uno de los más importantes para mí, los girasoles de Van Gogh, y cada vez que me miro el tatuaje, me da paz de seguir con todo.