Mi abuela Barbara me dibujó esta letra «B» el día antes de morir de un infarto fulminante. Ella me iba a acompañar para tatuarmela pero no llegó.