De pequeño soñaba con ser portero de fútbol y mi hermano me ponía entre dos árboles que habían en el trabajo de mi padre, era tierra, había piedras y me hacía muchas heridas. Pero amaba lo que hacía, después de unos años y con su ayuda en todos los malos momentos conseguí firmar un contrato en el Atletico de Madrid y así cumplir mi sueño. Asi que desde aquí, te doy las gracias. Te quiero