Estas flores silvestres son autóctonas de la sierra de Madrid. Madrileño de nacimiento y corazón, durante los veranos de mi infancia me perdí por la sierra madrileña incontables veces. Este tatuaje representa esos veranos de niño, en el pueblo, con mis abuelos y en la naturaleza.