Un psicólogo hipnotizó a su paciente y ella empezó a contar sucesos de sus vidas pasadas. Como era un alma joven, todavía no había sanado y por eso estaba sufriendo, en cambio, las almas viejas eran personas que venían a disfrutar y hacer disfrutar de la vida.
Mi tía, con la que tengo una conexión brutal, me dijo que yo era un alma vieja, y eso se me quedó grabado a fuego. Esto esresumen