El día en el que me lo hice con mis amigos fue el último día de erasmus. Representa nuestra amistad y una vida completamente cambiada por una experiencia incomparable. Nos hemos convertido en hermanos, allí hemos vivido los mejores momentos de nuestras vidas y también los peores, pero no lo cambiaríamos por nada del mundo.