Las dos carpas koi, las cuales se convertirán en dragón si logran hacer el río a contracorriente, simbolizan el esfuerzo y superar todos sus obstáculos. Además, forman un Yin Yang, amuleto protector oriental, representando a los seres queridos que ya no están pero siguen protegiéndonos aún sin verlos (por eso está en la nuca, yo no lo veo).