Mi tatuaje dice: ni un día sin una sonrisa y papi por dentro, mi padre murió de cáncer en una cama en solo dos meses y pese a encontrarse con ese golpe no dejo de tener su mejor sonrisa para que lo viésemos feliz hasta el último día y para mí es mi filosofía de vida, cada vez que tengo un mal día me miró la muñeca y no me permito no sonreir