Siempre he sido muy infantil y a la vez muy pícara. Estuve a punto de ir a Granada para hacérmelo, pero al final vino la tatuadora a Madrid y ahí me lo hice. Para mí me representa tal cual es y me encanta.