En mi antebrazo podemos ver un reloj de arena con una calavera en su interior, que representa mi trabajo como técnico de emergencia y la importancia del tiempo de respuesta para la vida, junto con una vela para iluminar el camino a los fallecidos al fondo se aprecia una carta que escribí a mi hija mientras estaba en el vientre de mi mujer.