Cuando te vas de casa a otra ciudad empiezas a echar de menos cosas que antes siempre tenías ahí. Por eso me hice un girasol que representa todo aquello que tenía cada día y de lo cual disfrutaba, para acordarme de darle el valor a las cosas que tengo cada día en el momento presente.