Desde pequeña soy amantes de los gatos. Cuando tenía 6 años, adoptamos una gatita y un gatito. El gatito a los pocos años se puso malito y murió, pero la gata ha estado conmigo 18 años, y justo el año pasado murió por viejita. Así que decidí tatuarmela para llevarla siempre conmigo.