Mi abuelo nos acompañaba a mi hermano y a mi al colegio cada mañana y los mirlos se nos cruzaban por el camino. Cada vez que veo uno me acuerdo de todo el amor que nos dio y todo lo que hizo por nosotros.