Recuerdo a mi padre Guillermo que voló demasiado pronto al cielo. Se convirtió en la estrella grande para cuidar de las 3 que dejaba aquí