Una P y un corazón, echos por mi abuela y calcados perfectamente. Son pequeños pero que tienen mucho valor y significado. Mi abuela, una segunda madre para mi, que ha estado siempre a mi lado y me ha cuidado. Una parte de como soy es gracias a ella.