Soy pilar, tengo 30 años. El año pasado tuve que parar mi vida, por motivos de salud, cuando me encontraba en un momento muy importante de mi desarrollo profesional. Tengo colitis ulcerosa y por falta de control con medición me tuve que someter a una cirugía para que me quitaran el colon y me hicieran una ileostomia. No todos los días se lleva bien y por ello me hice el tatuaje.