Desde hacía años tenía claro que mi perra debía acompañarme siempre. No es una simple mascota, es mi hermana, mi compañera, mi otra mitad, aquella que siempre estuvo y que siempre estará en los buenos y malos momentos porque ellos son los únicos con un alma tan pura que nunca te darán la espalda