Este fue mi primer tatuaje y fue una promesa, si mi hija salía bien de una operación difícil me hacía su nombre para siempre tenerla conmigo, y así con todo mi miedo me hice mi primer tatuaje y ya no pude parar desde entonces porque la tinta engancha y no te has terminado uno cuando ya estás pensando en el siguiente y así van ya siete años de tatuajes pero ninguno se compara con el prime