Decidí que quería un tatuaje pero no sabia qué, entonces me dije que necesitaba una señal, y durante meses me topaba con el 11:11 en mi reloj y siempre decía «Dios conmigo», entonces también decidí que además de estar bien cuidada quería regalarle un deseo a cualquiera que viera mi tatuaje