Un pulpo con sus patas es capaz de ahogarlo todo, sin embargo los girasoles siempre se adaptan y cambian su posicion para mirar siempre al sol.