Mi primer tatoo, con 21 años, se trata de mi querida mascota que ya falleció, es tal el vínculo que tenemos entre ambos, que decidí llevarla en mi pecho, cerquita del corazón para siempre en mí