El Mago de Oz siempre ha sido mi libro, película y musical favorito. Un corazón para mi hombre de hojalata, un cerebro para mi yo de paja, valor para mi león interior y…¿qué pediría finalmente esa niña que quiere volver a casa? La palabra que más me ha marcado desde que tengo pensamiento: Libertad.