Era un sueño de hace tiempo, tatuar en mi piel una libélula, animal que representa la libertad y la belleza, lo que todos deberíamos de sentir en la vida libertad y sentirnos bonitos.