Hace 5 años que llevo tatuado a mi idolo Mario Casas en mi espalda. Mi admiración por él hizo que quisiera tatuarmelo no solo en mi alma, sino tambien en mi piel.