Tras la pérdida de mis abuelos quise plasmar en mi cuerpo mis sentimientos, la mujer arrodillada llorando rezando por ellos me representa a mi, rota de dolor. Las alas son ellos, mis alas que nunca me dejan caer ni sola, el rosario por nuestra virgen de las nieves, costalera por ellos y por mi. Y los petalos de rosa con los que les dimos nuestro “hasta pronto” junto sus cenizas en el mar