Bueno yo desde peque he tenido una atracción sobrenatural hacia el mar, gracias a que vivo en la costa pues he practicado diferentes deportes acuáticos,pero desde que cumplí los 14 o así me llamo muchísimo la atención lo agusto que me sentía bajo el agua. Y desde ese día no lo he dejado nunca. Ya que mi padre murió en la mar, cada vez que buceo me siento abrazado por el.