Tras la muerte de un muy buen amigo, que mejor forma de recordarle, que llevarle tatuado en la piel para toda la vida.