Simboliza el amor propio. Si tu no te quieres, dificilmente puedes querer a nadie más. Me lo tatuaron a los 16 años, 12 años despúes sigue perfecto, y recordandome que debo quererme más.