Siempre tengo dos ases bajo la manga. Uno por mi madre y otro por mi padre. Uno es de corazón por el amor que me dan siempre y otro es de trébol por la suerte que tengo de tenerlos.