El día que mi abuelo murió supe que no podía olvidarme de él y quise representarlo tatuándome en la muñeca izquierda una estrella, pero no quería una estrella normal sino una poco convencional ya que él siempre decía que lo normal acaba aburriendo