Los campos de girasoles que veía en los viajes hacia Rumanía que hacía en coche con mis padres cuando era pequeña.