En honor a mi bisabuelo, que siempre tenia muchos rosales en el campo ya que le encantaban y que cuando nací me mandó un ramo con flores exclusivamente de sus rosales, siempre le tendré en mi piel.