Es una frase que me dijo mi abuelo un día refiriendose a una cosa, y quería tenerla marcada en mi piel.