Tenia mi gata, Kiara, 5 años conmigo pero un día tuve que mudarme de piso. Y resulta que en el piso que conseguimos no aceptaban animales y visto que el tiempo se nos acababa tuve que regalarla para no dejarla en un refugio de animales.