«Necesito agarrarme a la cola del viento para poder volar»
Es una oda a mi ciudad, a su música, a su color espercial y sus flores. Es un tatuaje que me conecta con mis raíces, con mi infacia y con mis padres. Un tatuaje opulento pero etéreo, como las flores que lo componen y la música que lo inspira. Una oda a la vida, que se escribe a pluma y se sueña a color.