El té es una de las cosas que más me gustan. Desde que soy pequeña, me tomo las infusiones a pares, literalmente, dos bolsitas por taza. Quería un tatuaje original, con algo representativo para mí y creo que no había nada mejor que plasmar esta costumbre en la piel.