Soy maquilladora profesional y quería que mi profesión quedara reflejada en mi piel pero no quería el típico labial ni brocha así que decidí tatuarme unas pestañas, en la mano con la que maquillo. Y esa es mi pequeña historia.