Ningún final es definitivo. Realmente no hay un fin eterno. Las mariposas, el sol, la luna son muestra de ello