Estaba en uno de mis peores momentos físico y mentales. Estaba deseando salir de ese pozo oscuro y profundo. Necesitaba verme bien, sentirme bien, hablarme bien. Me tatué «YOU CAN» (TÚ PUEDES) para recordarme CADA DÍA de lo que soy capaz. Y tú también puedes.