Después de la cuarentena,de el encierro obligado, sin ver ni abrazar a nuestra gente no quería que nadie más me impusiera nada , de hay la frase «a mi nadie me manda»