Cuando mi madre falleció yo era muy pequeña, y con el pasar del tiempo tuve la necesidad de marcar en mi piel la fecha en la que me separaron de ella para convertirla en un ángel