No es una historia conmovedora, pero este tatuaje es una parte muy importante en mí, no solo porque me lo hizo al que considero mi tatuador favorito, sino que esta serie fue la que me introdujo al mundo «Friki» en el llevo tantos años. Gracias a el he podido conocer amigos y personas que comparten mi misma pasión, y eso no tiene nombre.