Tuve una gatita que siempre se subía al hombro, ahí donde posaba sus patitas estará siempre conmigo.