«Preciosa» la palabra con la que mi abuela lleva refiriéndose a mi desde que tengo uso de razón. Siempre he sentido un amor incondicional hacia a ella y la quería llevar siempre conmigo por lo que no he visto otra opción mejor que hacerme un tatuaje, pero no uno cualquiera, uno que definiera lo «preciosa» que es mi abuela, por eso ella misma me escribió esa palabra con su propia letra.